8-marzo-en-fortaleza.jpg

Fuertes, desafiantes e insumisas

¡Qué entusiasmo vivimos entre tantas, tantos y tantes este 8 de marzo!

Frente al Capitolio denunciamos, conmemoramos, bailamos, cantamos, recordamos, lloramos y, sobre todo, nos atrevimos una vez más a plantarnos fuertes y desafiantes contra la injusticia y las violencias. Nada ni nadie nos detiene porque estamos hartas del sistema patriarcal y puestas pal problema.

En estos entusiasmos y atrevimientos valido dos decisiones tomadas tiempo atrás y que hoy sostengo con orgullo y vehemencia. Soy sindicalista y feminista.

Sindicalista porque creo en la justicia social para los y las trabajadoras. Porque el sindicalismo es una herramienta útil para transformar positivamente la vida de muchas y muchos. Porque quiero una sociedad más justa y democrática. Porque creo que un Puerto Rico mejor es posible. Porque cuando pienso en mi futuro, en el de mi hijo, el de mi hija y el de mi nieta quiero sentir que hice, hago y haré algo para que efectivamente esto mejore. Y ese futuro también será el tuyo y de las tuyas. Soy sindicalista porque, aunque falte mucho por hacer, vamos haciéndolo.

El trabajo que hacemos las mujeres es el que sostiene al mundo. Hablo del trabajo por el cual se nos paga pero también por el cual no se nos paga. Aun así somos las peores remuneradas, las más precarizadas, las más ocupadas, las más vigiladas, las más juzgadas, las más violentadas. Y por eso soy feminista. Lo soy porque es necesario dar a todas las dinámicas sociales que nos interpelan una lectura distinta, ajustada a mi realidad y a mi historia como mujer. Porque desde el feminismo impugno los discursos de dominación patriarcal que se dan en todos lados, incluidos los propios sindicatos. Porque no aguanto más este sistema que nos ha pretendido inferiores y nos apresa en la injusticia, en la crasa invisibilidad y nos somete a violencias múltiples. Porque el feminismo nos permite ponernos de pie como mujeres y, entonces, dar cuenta de nuestra verdadera estatura. Soy feminista porque, como dijo Angela Davis, es la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas. Yo lo soy, todas lo somos.

Nos queda mucho por aprender y desaprender. Nos queda bastante camino por andar pero lo andaremos juntas, fuertes, desafiantes, solidarias e insumisas.

Karen de LeonFuertes, desafiantes e insumisas
Share this post